LA ATRACCIÓN MENTAL ES MUCHO MÁS PODEROSA QUE LA FÍSICA.

,,Te enamoras de una cara, de una sonrisa, de un lindo cabello y una piel suave.

Te enamoras de un rico olor a azucenas, de unos labios gruesos y de un abdomen plano.

Te enamoras de tanta carne, hueso y músculos, que terminas banalizando el concepto del amor.

Pero no es tu culpa, es culpa del enredo de conceptos que tenemos. Porque eso no es enamorarse, eso es desear. Eso es apelar a nuestro lado más primitivo.

Ahí donde el primate todavía toma las decisiones de hacia dónde dirigir la pelvis.

Cuando aceptas eso, comienzas a trascender, a darle el control a lo que te hace más humano y entiendes que, enamorarse, es realmente un reconocimiento de las virtudes que hacen a cada persona, única.

Por ende, no te enamoras de un saco de intestinos y otros órganos.

Te enamoras en realidad, de la capacidad mental de la otra persona, de su carisma, de su inquietud por conocer el mundo, de su forma de prestar atención a lo que dice, de la manera en que él detalla en su mente cada minúsculo gesto de tu rostro, para de repente callarte la boca con un “Me encanta la manera en que tus ojos se vuelven chiquitos al sonreír”. Y es que, no hay intimidad más placentera que aquel que se hace sentir al cerebro.

Por ello, hazle el amor a la mente de quien deseas, y nunca se irá de tu lado.

Busca ese punto profundo en sus pensamientos, que trasciende más allá del tiempo, que no se arruga y no le salen canas. Ahí, donde los sueños parecen perdurar, donde los recuerdos tienen lugar y donde tú, deberías poder llegar, para que algún día, tal vez no muy lejano, esa persona te diga, “Me enamoré de ti, no por cómo te ves, no por lo que tienes, sino por todo lo que eres y siempre serás”.

#fuente#utopico

Entradas destacadas
Entradas recientes